Lunes, 14 Agosto 2023 09:17

Jonatan, el estratega detrás del bronce de la Universidad de Sevilla

Jonatan Domínguez Gómez es el entrenador del equipo de baloncesto masculino de la Universidad de Sevilla y el artífice del plan que permitió a la US hacerse con el tercer puesto del Campeonato Europeo Universitario de Baloncesto 2023.

Con tan solo 35 años, desde hace trece temporadas, este gaditano es el míster del conjunto de la US. En su palmarés acumula varios lideratos en los campeonatos de Andalucía y de España universitarios y, en el ámbito europeo, una medalla de plata conseguida en 2017, en Hungría y otra de bronce conquistada recientemente en Aveiro (Portugal).

Ante sus ojos, ha visto pasar a varias generaciones de jugadores, entre ellas, la que marcaría el antes y el después de la filosofía del equipo, aquella que se proclamó por primera vez campeona de España universitaria, defendiendo la idea de que “para ganar, el equipo tiene que estar unido”.

Además de dirigir a los chicos de la Universidad de Sevilla, Jonatan entrena al equipo senior masculino nacional y a otros equipos de la cantera del Club Náutico de Sevilla; a selecciones provinciales y andaluzas, y a los menores del Colegio Santa Ana de la ciudad. No obstante, para él, seguir viendo al equipo de la US ganar y afrontar retos cada vez más difíciles sigue siendo una motivación importante para permanecer con la plantilla.

Precisamente, en la consecución de este propósito, ha logrado ganarse el respeto y la confianza de las directivas del Servicio de Actividades Deportivas de la Universidad de Sevilla gracias a que, según él, intenta convocar a baloncestistas que sean buenos individualmente y que aporten al grupo, y “que no vayan a su aire”, aunque eso implique asumir que, “las generaciones que vienen hoy en día cuestionan más las cosas que quieres hacer. Hay muchos entrenadores (como les digo a ellos), y ellos son jugadores que lo único que tienen que hacer en la pista es disfrutar jugando a baloncesto. Con las generaciones antiguas eso no ocurría”.

Por eso, el trabajo que realiza articuladamente con su asistente Jesús Navarro es esencial, pues él le ayuda a ver otras perspectivas del juego, se encarga de hablar con los jugadores y le sugiere cambios que luego valora si son o no oportunos. Entre ambos intentan transmitir a las nuevas generaciones, la importancia de tener un fin común y priorizar el hecho de pasárselo bien en cualquier competición.

Para Jonatan, esas son las claves del éxito del baloncesto de la US, ya que asegura que, pese a que “existen grandes individualidades, sin los compañeros no son nada. Este grupo gana por comportarse como un equipo, en el que todos sus miembros van hacia la misma dirección. Cuando nos salimos de ese guion, los resultados no son buenos”.

En este sentido, el entrenador revela que, “llevamos muchos años con los mismos sistemas de ataque, metemos alguna táctica diferente si podemos tener algo de ventaja; pero, al final, acabamos jugando siempre lo mismo, donde variamos algo es en las normas defensivas”. Además, añadió que al Campeonato Europeo “íbamos con la meta de llegar a cuartos de final y luego, ver qué cruces teníamos. No fue fácil contra la Universidad de Split (Croacia), pero sabíamos que podíamos pasar y tener más cerca el siguiente objetivo: conseguir una medalla. Estoy contento, fue un resultado magnífico”.

Sin embargo, al referirse a la semifinal contra la Universidad de Bolonia (Italia), que se quedó con el título de campeona de Europa universitaria, fue crítico y expresó que “sabíamos que iba a costar mucho trabajo ganar porque había jugadores profesionales con mucho talento. Nosotros necesitábamos hacer un partido serio atrás y estar acertados en el ataque. Si en los dos últimos minutos del partido hubiésemos metido uno de los dos triples que tuvimos de Andrés Tejada y Sergio Cecilia, la película creo que sería otra porque nos hubiésemos puesto por encima y el equipo en ese momento estaba bien.  Pero esto es deporte y al final, el otro equipo fue mejor y a nosotros ese día nos tocó aprender”.

El pasado, el presente y el futuro del equipo

El conjunto de la US culmina esta temporada con la despedida de Alejandro Fierro, uno de sus jugadores más antiguos. Para Jonatan, asumir la baja de figuras importantes como esta para que no afecte la moral del grupo es difícil porque “hace mucho equipo y tiene muy claro cuál es el objetivo dentro y fuera de la pista”; pero indicó que “hay que entender que existen ciclos y etapas, y como entrenador tendré que buscar alguna persona parecida para cubrirlo”.

Afrontar situaciones adversas como esta o como, por ejemplo, una derrota es necesario. Jonatan manifiesta que, “la posibilidad de perder algún partido está ahí. Algún día tocará perder y no hay que verlo como un fracaso absoluto; por eso, le insisto mucho a los jugadores en que hay que tener tolerancia a la frustración y hay que disfrutar del proceso”. Según él, esto se gestiona a través del compañerismo, la capacidad para no rendirse nunca, la lucha, la diversión posterior a los partidos y los entrenamientos, y “siendo un poco sinvergüenza en la pista”, son cosas que para él no pueden faltar para liberar tensiones.

Por suerte, para Domínguez, “somos un equipo muy valioso con buenas personas y talentos deportivos, y eso nos hace grandes”. No obstante, al preguntarle cuál sería su quinteto ideal de este Campeonato Europeo, ha decidido decantarse por Álvaro Herrera, Andrés Tejada, José Alberto Jiménez, Sergio Cecilia y Federico Ristori, aunque ha confesado que su equipo ideal de doce jugadores, en el que pudiese contar con deportistas antiguos y actuales, estaría compuesto por: Javi Marín, Carlitos, Juan Toledo, Andrés Tejada, Borja Moreno, José Alberto Jiménez, Sergio Cecilia, Eloy, Federico Ristori, Fulgencio, Iñaki Llano y Chuby.

El entrenador está convencido de que el equipo de la US tiene un potencial enorme, pero indica que no se puede competir a un nivel mayor porque no existen más competiciones universitarias, a excepción de los Juegos Mundiales Universitarios que organiza la Federación Internacional de Deporte Universitario y del campeonato que lidera la Fundación Aíto García Reneses, en el participan universitarias madrileñas y catalanas. Es consciente de que la US ya cuenta con equipos federados de rugby 7 y hockey, y que es complicado consolidar uno más, aunque concluye que “tenemos un equipo que podría ser muy competitivo en la Liga Española de Baloncesto Aficionado (EBA)”.

Visto 518 veces

Este sitio utiliza exclusivamente cookies funcionales imprescindibles para el funcionamiento de la web. No se utilizan cookies de terceros Ver políticas de privacidad