Lunes, 21 Agosto 2023 10:48

Borja Moreno, una de las leyendas del baloncesto de la US

El exjugador de 33 años formó parte del equipo masculino de la Universidad de Sevilla durante 7 años y de la generación que conquistó por primera vez títulos autonómicos, nacionales e internacionales.

Borja Moreno Luna llegó al conjunto de la US en 2010, un año después de comenzar sus estudios de Economía. En aquel momento, aterrizaba como un jugador aficionado que compartía equipo con su hermano Ignacio. Hoy, ya graduado, convertido en padre y dedicado al mundo de las finanzas, da la vuelta atrás y recuerda con felicidad y nostalgia sus años de competición con su alma máter, sin ser consciente de que es una leyenda para el equipo que, actualmente, atesora el mayor número de triunfos de la historia en la Universidad de Sevilla.

Este sevillano de 1,87 metros, pelo rubio cenizo y ojos azules fue el alero y el escolta del conjunto que, en 2015, conquistó el título de campeón de España universitario y en 2017, el de subcampeón universitario de Europa en Miskolc (Hungría). Su generación, la de unos auténticos gladiadores que tenían como pilares la perseverancia, la amistad, el compañerismo y el disfrute; que ha inspirado a las venideras, y que ha sido digna de tener una foto impresa a gran escala, colgada en la zona de acceso del Pabellón Multifuncional del CDU Los Bermejales.

Aunque ahora está un poco más alejado de la cancha y más cercano a las pistas de pádel, Borja reconoce que “el baloncesto es una forma de vida, me lo ha dado todo: amigos, viajes, deporte, felicidad”. Además, confiesa que “sería un sueño formar un equipo algún día”. De hecho, sus amistades le sugieren hacerlo porque saben la ilusión que le despierta esta disciplina y él tiene un grupo de WhatsApp con 62 contactos, a través del cual organiza pachangas; así que, dispone de material para convertir ese sueño en realidad.

Otro de los grandes sueños que tiene Moreno en relación con el baloncesto es que su hija de año y medio llegue a jugarlo o que, por lo menos, explore algún deporte de equipo y de competición, ya que, para él, estar en un equipo aporta felicidad y muchos aprendizajes que perduran para el resto de la vida.

Sus inicios en el básquet

Tal como su hermano, Borja se inició en este deporte de una forma muy natural a sus 11 años, pues en su casa había una canasta de baloncesto y todas las tardes se ponía a practicar con el aro, pese a que nunca se ha considerado un gran tirador. En aquel momento, identificó que esta disciplina le atrapaba más que el fútbol que jugaba desde hace varios años en la posición de portero. La clave estaría en la dinámica que se creaba en cada jugada porque según él, “soy alguien muy inquieto y necesitaba algo que me ayudase a canalizar mi energía”.

A partir de esa etapa, lo que comenzó como un pasatiempo terminó siendo su filosofía de vida. Estuvo ocho años en las filas del Club Náutico de Sevilla y siete años en el equipo de la US, en el que destacaba por ser un jugador muy luchador que ayudaba a hacer equipo. Encargado de la defensa, Borja sobresalía en la pista por su espíritu combativo, por su don de gentes y porque no le gustaba dar tregua a sus contrincantes.

Este joven compartió equipo junto a grandes figuras del baloncesto como Javi Marín, Fulgencio, Carlos García, Chuby, Iñaki Llano, Andrés Tejada y Federico Ristori; de los cuales, aún están en la plantilla los tres últimos, a quienes considera grandes jugadores. Particularmente, sobre Iñaki resalta que “es como un Felipe Reyes, coge muchos rebotes, lucha mucho los balones y es una garantía en la cancha”; de Andrés, subraya que “ha nacido con un talento. Desde que tenía 13 años, se ha mostrado como alguien extraordinario” y, por último, de Fede menciona que es un jugador superlativo que “solo suma, tiene buen físico, mucho carácter y es apasionado, le gusta ganar y competir”. Estos tres jugadores estarían dentro de su equipo ideal, aunque para Borja, su quinteto estaría conformado por Javi Marín, Carlos García, su hermano Nacho Moreno, Juan Toledo y Chuby, y en el resto de la plantilla, Eloy, Kata, Samuel Ayoso, Sergio Cecilia y Ful.

Aunque Borja confiesa que le gusta más competir que seguir las competiciones, ha visto varios partidos del equipo actual de la US y dice sentirse muy orgulloso de que se esté dando continuidad a los valores que se le transmitieron a su generación. Para él, es fundamental que haya sincronía y unión entre los miembros de la plantilla, y que los talentos individuales no opaquen el trabajo colectivo, sino que aporten confianza, así como asegura lo hicieron Javi Marín (excapitán del equipo) y Ful, cuando jugaban con él.

Memorias con el equipo de la US

Para Borja, su paso por el conjunto de la Universidad ha sido muy especial. Con lágrimas en los ojos recuerda la celebración que hacía junto a sus compañeros para cada victoria, a través del cántico que siguen entonando los jugadores actuales, aquel que dice “US, US, US, Sevilla” y con el que han buscado realzar el nombre de la ciudad y de la US a donde quiera que lleguen; así como de los encuentros posteriores a los partidos con cenas, tardes de cerveza y paseos.

También, el exjugador rememora el Europeo al que asistió, donde tuvo la oportunidad de ser grabado para la edición del vídeo resumen del evento. En una de las imágenes fue captado por el lente con una camiseta que decía “Yo amo (corazón) SADUS” y que él modificó firmando “Yo amo (corazón) Pili”, su novia en aquel entonces y su esposa y madre de su hija en la actualidad. Borja revela que es un recuerdo muy bonito que conserva porque siempre supo que Pilar sería su compañera de vida.

Este sevillano dice estar muy agradecido con Jorge Thiriet, actual Director del SADUS, por haber sido elegido junto a sus compañeros de equipo para participar en varias competiciones y por haber recibido de su parte un trato de padre que brinda apoyo en las buenas y en las malas. Asimismo, exalta al entrenador Jonatan Domínguez, quien según él “ha sido la persona que más me ha valorado como jugador y me ha dado libertad y confianza para hacer mi juego”. Por eso, insiste en que es importante que los jugadores escuchen a Jonatan y a Iñaki para continuar con la dinámica y consolidar un buen equipo.

Visto 765 veces

Este sitio utiliza exclusivamente cookies funcionales imprescindibles para el funcionamiento de la web. No se utilizan cookies de terceros Ver políticas de privacidad