Jueves, 03 Agosto 2023 10:59

Sergio Cecilia Pérez, el jugador ideal de la US

El alero y número 7 de la Universidad de Sevilla, Sergio Cecilia Pérez, fue distinguido como uno de los jugadores que compone el “quinteto ideal” del Campeonato Europeo Universitario de Baloncesto 2023.

De Osuna (Sevilla) para Europa y el mundo entero, este joven de 23 años y 1,98 metros de estatura ya ha hecho historia en el baloncesto universitario. Recientemente, en el Campeonato Europeo que se disputó en Aveiro (Portugal) ha sido destacado como una de las grandes figuras del certamen. Su indiscutible talento en el aro, velocidad y precisión le han hecho merecedor de esta distinción.

Además de poseer una enorme calidad deportiva, Sergio es una persona que proyecta sencillez, modestia, amabilidad y muchas otras cualidades humanas. Sus ojos brillantes color miel y su sonrisa amplia revelan la inocencia de una persona que, pese a su madurez, disfruta del baloncesto como un niño, sin demasiadas pretensiones, pero con profunda pasión.

Sergio iniciaba su camino con el conjunto de la US en 2018, cuando comenzaba la carrera de Periodismo que culminó en 2022. Hoy, ya graduado, manifiesta que su amor por el equipo es tal que desea continuar con él durante el máximo tiempo posible, aunque eso lo lleve nuevamente a compaginar con esfuerzo estudios, trabajo y entrenamientos con su club.

Entre otras tantas razones, Sergio ve al equipo de la US como el conjunto de sus amores porque ha encontrado unión, complicidad y una familia, cuyos miembros se pueden recriminar fallos y hablar desde el cariño y el respeto para solventar problemas tácticos. Precisamente, para Cecilia, esta combinación ha sido la fórmula que le ha permitido al grupo cosechar tantos éxitos y ganarse una reputación en los ámbitos autonómico, nacional y europeo.

No cabe duda de que este jugador hispalense es imparable. Su tenacidad y ganas de superación le han llevado a iniciar una segunda carrera a distancia, el Grado en Comunicación, para ampliar sus conocimientos de marketing y comunicación audiovisual, y a moverse de ciudad para jugar con el Club Básquet Algeciras que lo acaba de fichar. Para él, el baloncesto es su filosofía de vida, pues ha jugado este deporte desde que tenía 7 años y por él, ha sacrificado su vida social, su adolescencia y algunos momentos familiares, aunque él asegure que le ha merecido la pena y lo seguirá haciendo.

En este sentido, el baloncestista asevera que ha sido crucial contar con el apoyo de su familia y de su pareja, quien conoce de cerca esta disciplina. El entendimiento que ha recibido de sus seres queridos ha sido un aliciente y le ha motivado a perseverar. De hecho, el jugador confiesa que entre su núcleo familiar se encuentra su fan número uno y máximo crítico: el hermano mayor, alguien al que valora profundamente porque es capaz de defenderle a capa y espada en las redes sociales, cuando recibe comentarios de los llamados haters/odiadores.

Uno de los jugadores del “quinteto ideal”

Sergio Cecilia Pérez ha recibido con emoción y gratitud este reconocimiento que le fue otorgado en el Campeonato Europeo; aunque, en palabras suyas, sea “un mérito de equipo porque no he hecho nada extraordinario a lo que suelo hacer cuando juego”; pero, bien saben los expertos que él destacó por sus rescates de pelota, buenas entregas y aciertos en el aro. Aun así, él se mantiene en la línea de la modestia.

En un ejercicio simulado para que el jugador eligiera a sus compañeros de equipo que conformarían su quinteto ideal, decidió apostar por: Álvaro Herrera, a quien considera una gran promesa; Álvaro García-Quílez, porque es un “jugador top” y un “cacho de pan” como persona; José Alberto Jiménez, de quien se lleva uno de los momentos más memorables de la competición ya que impartió charlas motivadoras al conjunto antes de disputar la semifinal y la lucha por el tercer puesto, e “hizo que creyéramos en el equipazo que somos”. A esta lista añadió a dos de las figuras más antiguas de la plantilla, Federico Ristori, por ser un as en la canasta e Iñaki Llano, por tratarse de “un capitán atípico porque es silencioso, pero sabe acoger a los demás y busca la unión de equipo”, sin dejar de lado sus destrezas para anotar triples y hacer la diferencia.

Tras esta competición, Sergio se queda con muy buenas sensaciones; pero no niega que tiene un sabor agridulce por no haber vencido al conjunto de la Universidad de Bolonia, proclamado campeón, en la semifinal que ganó por solo cuatro puntos (77-81). Probablemente, el equipo de la US se hubiese colgado al cuello la medalla de oro o de plata porque había nivel para ello; lo cierto es que, la Universidad de Sevilla ha conseguido plata y bronce en dos ediciones de este certamen y solo falta un metal: el oro que buscará conquistar en el futuro.

Este sevillano subraya que la edición de Aveiro (Portugal) ha sido especial no solo por el bronce conseguido, por la buena organización del evento y por las emisiones de los partidos en directo que permitieron a los jugadores acercarse a sus amigos y familiares, sino también porque esta era la última vez que su compañero Alejandro Fierro jugaría con el equipo. Para él, la nostalgia es inevitable, aunque rescata todo lo positivo vivido en la cancha, en el vestuario y en el hotel donde se hospedaron, en el que pudieron estrechar más los vínculos y disfrutar de la música puesta por el más rapero del grupo, Andrés Llano.

Visto 1073 veces

Este sitio utiliza exclusivamente cookies funcionales imprescindibles para el funcionamiento de la web. No se utilizan cookies de terceros Ver políticas de privacidad